por Daniel Domínguez Z.

Cine y más


The Sessions o la forma de hacer cine de Ben Lewin

Parece que lo inesperado es un compañero de viaje frecuente y confiable para Ben Lewin, nacido en Polonia en 1946, aunque criado en Australia.

Un día de 2006, el director y guionista navegaba por internet como parte de sus rutinas diarias, sin saber que una lectura iba a cambiarle su existencia durante los siguientes seis años.

Pensaba que sería otra jornada aburrida recorriendo la red, cuando de pronto por casualidad encontró un artículo que capturó todos sus sentidos: On Seeing a Sex Surrogate (sobre una mujer contratada para tener sexo), firmado por el poeta y periodista tetrapléjico Mark O’Brien.

Al terminar el texto, quedó alucinado con la historia de O’Brien, que al cumplir los 38 años decidió perder su virginidad y en su texto cuenta cuál fue el proceso para cumplir su deseo.

Entonces, supo que debía escribir  sobre este hombre con un pulmón de acero y un noble corazón, que recibe ayuda de una emotiva terapeuta sexual y que es amigo de un sacerdote poco convencional.

Al terminar el guion del drama Las Sesiones, que se proyectó en el segundo Festival Internacional de Cine de Panamá, Lewin tampoco sospechó que se volvería a topar con el azar, pues sin mucho esfuerzo logró que una ganadora del Oscar (Helen Hunt) y dos nominados a la estatuilla dorada (John Hawkes  y  William H. Macy) estuvieran bajo sus órdenes.

PROCESO

Con su guion bajo el brazo, Ben Lewin contó con el apoyo de su principal fuerza motora, su esposa Judi Levine, quien como productora se encargó de buscar durante 18 meses cada centavo del millón de dólares que costaría Las Sesiones, película que logró dos nominaciones al Globo de Oro y una al Oscar y al Bafta.

Al ver a John Hawkes en Winter’s Bone (2010), por la que fue nominado al Oscar como actor secundario, Lewin supo quién debía interpretar a Mark O’Brien. ¿Lo increíble? Fue fácil obtener su colaboración.

Luego, no sabe cómo, su libreto llegó a las manos de Helen Hunt, Oscar como actriz principal por As Good as it Gets en 1998, quien lo llamó por teléfono para preguntarle si podía darle el papel de Cherly, la terapeuta que introduce a O’Brien al universo del sexo.

Igual de sencillo fue convocar a William H. Macy, nominado en 1997 al Oscar como actor de reparto por Fargo, para que fuera el padre Brendan, que es una ayuda moral para O’Brien.

¡Ah! Los tres cobraron un sueldo simbólico.

MÉTODO

El director Ben Levin en Panamá. LA PRENSA/ Maydée Romero Sprang

Su plan de trabajo: rodar Las Sesiones en 22 días y hacer dos o tres tomas por escena.

Lewin odia cómo el cine industrial maneja el tema del sexo. Por eso, en su rodaje estaba más preocupado en lo que no quería mostrar en la cámara que lo que sí quería transmitir a la hora de plantear la relación entre O’Brien y Cherly.

Comenta que la ventaja de contar con intérpretes profesionales es que saben lo suyo, ya que no hubo ensayos previos a la filmación, sino que todo se trabajó en el momento y les dio libertad para que improvisaran cuando lo consideraban adecuado.

De allí que no hubo problemas en las escenas de desnudos entre Hunt y Hawkes. Es más, agrega, esas fueron las primeras secuencias que hicieron juntos.

Todavía hoy le sorprende que Las Sesiones obtuviera 14 premios, pues no tenía plata para promocionar su película en la temporada de distinciones en Estados
Unidos.

Opina que eso de los premios es una locura, en la que la lógica no siempre prima, sino que muchas veces importa es cuánto dinero tienes para promocionar tus productos fílmicos a los votantes de cada certamen, aunque no niega que dentro de todo es emocionante.

¿Qué viene después de Las Sesiones? Tiene varios proyectos entre manos: una trágica historia de amor, una joven que lucha contra el sistema de salud en la unión americana y una cinta de corte biográfico sobre uno de los peores cantantes de ópera del mundo.

¿Cuál título saldrá primero? Tampoco lo sabe. Dado el resultado de Las Sesiones, de repente, dice, debería seguir escuchando atento a lo inesperado.

Están en negociaciones para proyectar Las Sesiones en el circuito panameño.

¿La pudieron ver durante el festival?

Comments

2 Respuestas a “The Sessions o la forma de hacer cine de Ben Lewin”

  1. Ilka dice:

    Me parece muy triste que le haya sido tan fácil convocar a actores de la talla de John Hawkes y William H. Macy. Con el permiso de la concurrencia, yo no hubiera contratado a Helen Hunt para ese papel. La escena en que se pone a llorar dentro del auto, para mi concepto, da pena ajena. Pero el hecho de que tenga un Óscar en uan repisa en su casa le da más peso a la película. Me encantó “The sessions”. Te pone a pensar sobre algo en lo que nunca había pensado: lo difíciles que son las relaciones sexuales para una persona cuadrapléjica. Las escenas entre John Hawkes y William H. Macy son encantadoras.

    • ddominguez dice:

      Debo confesarte Ilka, que a mi la Hunt tampoco es santo de mi devoción como diría mi bisabuela. Me parece una actriz con algunos destellos, pero no más que eso. Yo hubiera preferido que nominaran a Hawkes o a Macy en vez de a ella, pero es un asunto de gustos muchas veces eso de las nominaciones. Más allá de eso, igual me parece que Las Sesiones es una película hermosamente humana, que sería genial que llegara a las salas del país, hay negociaciones en torno a esto, espero que puedan llegar a buen puerto. Saludos

Deja un comentario

Traductor:  
  • Categorías

  • Twitter

Síguenos en:

 
© 2011. Editorial por la Democracia S.A. Derechos Reservados. (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

MÁS BLOGS DE
PRENSA.COM