por Daniel Domínguez Z.

Cine y más


Una visita a Broadway

Una escena de la obra 'Lucky Guy', escrita por Nora Ephron.

Desde que tengo memoria, siempre he soñado con ir a Nueva York, pero no al de la Estatua de la Libertad ni  del Empire State. Lo mío era  Broadway, ver cuanta obra pudiera a partir de mi presupuesto y mis días libres. El sueño se cumplió  a finales de abril.

El negocio teatral de esa parte de Estados Unidos tuvo un 2012 terrible. El huracán “Sandy”, ocurrido en octubre pasado, provocó que la mayoría de las salas de Broadway estuvieran cerradas por una semana debido a  las inundaciones.

De acuerdo con un reporte del diario español El País, las pérdidas ascendieron a 8.5 millones de dólares. Aunque todavía no hay cifras precisas de qué tal les ha ido en 2013, puedo atestiguar que en los cinco montajes que vi —tres musicales y dos dramas— la ocupación de las salas oscilaba entre  90% y  100%.

ESTRELLAS

Estar en Broadway da respetabilidad a los actores provenientes del cine, y para el circuito teatral es una bendición tenerlos porque, por lo general, son un éxito asegurado de boletería.

Es una manera para que los críticos y el público vean a estos artistas en otra faceta y demostrarles que sí tienen calidad, sin  volver a grabar la toma 20 veces durante los rodajes.

Por ello, aunque la paga sea infinitamente más baja que si estuvieran en una superproducción de Hollywood, los intérpretes participan en temporadas cortas en Broadway, que pueden ser de días y alcanzar los tres o cuatro meses.

Hoy día, con el dinero suficiente en tu bolsillo y suerte si encuentras boletos disponibles, puedes ver a figuras como Tom Hanks en Lucky Guy (Teatro Broadhurst); Alec Baldwin en Orphans (Teatro Gerald Schoenfeld); Bette Midler en I’ll Eat You Last (Teatro Booth); Alan Cumming en Macbeth (Teatro Barrymore) y Matthew Broderick en Nice Work If You Can Get It (Teatro Imperial).

También ofrecen sus dotes en las tablas los astros Cuba Gooding Jr. y Vanessa Williams en The Trip To Bountiful (Teatro Stephen Sondheim); Edie Falco en The Madrid (City Center Stage) y Sigourney Weaver y David Hyde Pierce en Vanya and Sonia and Masha and Spike (Teatro Golden).

Ya salieron de circulación sus montajes, pero en meses pasados estuvieron en las salas Jessica Chastain, Al Pacino, Katie Holmes y Scarlett Johansson.

FECHAS

A lo largo del año podrás ver montajes permanentes como El Rey León y Jersey Boys, pero hay otros que solo duran poco tiempo, por lo que ayuda estudiar primero qué hay y después decidir.

Una buena época para disfrutar de Broadway es durante los primeros cinco meses del año o esperar a que llegue noviembre y diciembre.  ¿Por qué? A finales de cada abril es cuando se sabe cuáles son las puestas en escena que aspiran al Tony, la más relevante distinción norteña al arte de Dionisio.

Por lo que entre más cerca se esté de ese día, más fresca estará en la memoria del jurado la labor de los creadores.

GUSTOS

Los protagonistas de un drama intenso.

Dime qué te gusta y la veintena de espacios teatrales de Broadway harán lo posible por brindártelo.

Si te encantan los musicales más clásicos de ese sector de Manhattan, de esos que tarde o temprano el cine ha hecho sus respectivas versiones, puedes ver ahora mismo Chicago (Teatro Ambassador), Mamma Mia! (Teatro Winter Garden) y Rock of Ages (Teatro Helen Hayes).

Si quieres musicales más recientes, tus principales opciones son Kinky Boots (Teatro Al Hirschfeld) y Matilda (Teatro Shubert), ya que el martes pasado recibieron 13 y 12 postulaciones al  Tony, respectivamente.

Si lo tuyo es  el drama, puedes tomar como guía los montajes que  fueron nominados este mes al Tony en la categoría de mejores obras: The Assembled Parties (Teatro Samuel J. Friedman), Lucky Guy (Teatro Broadhurst), The Testament of Mary (Teatro Walter Kerr) y Vanya and Sonia and Masha and Spike (Teatro Golden).

Si te inclinas por el Off Broadway,  tienes disponible títulos como My Name is Asher Lev (Teatro Westside) y Women on Will (sala del The Gym at Judson).

Si tienes hijos pequeños, los que ni bajo amenaza irían a ver un montaje basado en una novela de Truman Capote, hay espectáculos como Annie (Teatro Palace), Avenue Q (New World Stages), Cinderella (Teatro Broadways), Spider-Man turn off the dark (Teatro Foxwoods) y The Lion King (Teatro Minskoff).

BOLETOS

El público paga entradas que van desde unos 80 dólares (las filas más lejanas al proscenio) hasta alcanzar precios superiores a los 300 dólares para estar a centímetros del escenario.

Un boleto en área privilegiada para un producto del Broadway industrial puede costar hasta tres veces más caro que si te inclinas por las propuestas intimistas del off Broadway.

Los boletos puedes comprarlos vía internet en la página oficial de los teatros o en sitios como broadway.com o americanatickets.com.

Si estás en la Gran Manzana, puedes ir al teatro en cuestión, preferiblemente el día anterior a la función.

Una opción para ahorrar es esperar las ofertas que hay en el establecimiento TKTS.

Uno está ubicado en la calle 47 (hay otro en Brooklyn). Abre a las 3:00 p.m. y logras descuentos de entre  30% y 60%, pero solo para funciones de ese mismo día y para espectáculos específicos. Aclaración:  montajes más populares como Wicked o Lucky Guy casi nunca estarán en TKTS.

En cuanto a horarios, los sábados, domingos y miércoles es frecuente que los espectáculos se presenten a las 2:00 p.m. y luego a las 7:00 p.m. o a las 8:00 p.m. El resto de los días solo hay horarios nocturnos.

Ah, todos  los montajes se inician a la hora establecida. Ya sabe.

¿Han podido ir a Nueva York? ¿Qué les llama la atención de la Gran Manzana? ¿Han visto alguna obra de teatro en Broadway?

Comments

10 Respuestas a “Una visita a Broadway”

  1. ¡Felicitaciones, Daniel por tu excelente reportaje sobre Broadway! El teatro es una de las piedras donde se apoya la grandeza cultural de esa ciudad, conjuntamente con sus salas de conciertos, sus museos y la Metropolita Ópera House. Lo has dicho muy bien, Nueva York es mucho, mucho más que el Empire State Building y la Estatua de la Libertad.

    • ddominguez dice:

      Todo un honor, Gloria, que leas y comentes nuestro blog. Nueva York está a otro nivel en cuanto a la oferta cultural que brinda, no por menos es uno de los epicentros de la creatividad de este planeta. En este viaje inolvidable, además de las obras de teatro, tuve tiempo de recorrer, además, el Museum of Modern Art (Moma) y el The Metropolitan Museum of Art (Met) y fue otra experiencia increíble, ver el presente y el futuro del sentido y el alcance del arte en el primero y dar una mirada a la historia universal del arte en el segundo. La Gran Manzana es recomendada para todo artista y para cada consumidor del arte. Saludos

  2. AnnMarie dice:

    Tuve la oportunidad de ir a Broadway hace 10 años ya! (uff, parece que fue ayer!) en mi año de intercambio en USA y aunque sólo vi dos obras, ambas musicales, puedo decir que fue una experiencia inolvidable e intensificó considerablemente mi amor por los musicales! Tuve la oportunidad de ver RENT (uno de los musicales con mayor duración en Broadway) que se convirtió en mi musical preferido (hasta ahora) y AIDA con música de Elton John. Ambos muy diferentes pero totalmente maravillosos! Ahora, muero por ver Wicked y Chicago (por mencionar algunos), espero poder algún día!
    A los que tengan la oportunidad, no lo duden!

    • ddominguez dice:

      Es de esa manera, AnnMarie, Broadway es increíble. Vi Wicked y Chicago, y aunque son musicales ambos, son el sol y la noche en cuanto a puesta en escena. Chicago es minimalista, si escenografía alguna, con la orquesta en directo en el centro del escenario, y al final solo era un puñado de grandes voces, extraordinarias coreografías y música, es un ejercicio sobrio, pero potente, en el que todo se concentra en la historia y sus personajes, fue increíble. Mientras Wicked es Broadway a su cuarta potencia. un montaje fuera de este mundo, enorme, lleno de sorpresas, era con es aimaginación lúdica de esos musicales que ofrecen los parques temáticos de Disney, pero aumentados por cuatro en cuanto a engranaje. Uno queda impactado del trasescena que requiere un montaje como ese, fue de verdad de quitar hipo como digo yo. Como dices, es una de esas experiencias que uno debe llevar a cabo antes de irse al otro barrio. Saludos

  3. Goyito dice:

    Saludos, felicidades por cumplir tu deseo de visitar Nueva York e ir a Broadway, es también mi deseo. Hace ya unos tantos años tuve la oportunidad de ir a Madrid y también tiene una oferta teatral interesante en La Gran Vía Madrileña, pude asistir a “Hoy no me puedo levantar” de Nacho Cano, “Mamma mía” versión española con Nina en el estelar y el musical “We will rock you” con música de Queen. Si tienen oportunidad de visitar Madrid, no deben omitir una visita al Teatro Calderón o al Teatro Lope de Vega, si bien ya no son las mismas obras, son de primera linea en el arte de las tablas, les aseguro será inolvidable.

    • ddominguez dice:

      Esa es otra deuda que me tengo, ir a Madrid, Goyito, ciudad que conocí muy por encima, hace una década, y fue solo dos días (la llegada a la capital española y mi retiro de esta metrópoli), pues mi enfoque en aquella travesía era recorrer el Camino de Santiago, una experiencia que en algún momento les comparto y que todo ser espiritual, más allá de la fe que guarde en su corazón, debe hacer. Saludos

  4. Roberto Thomas D. dice:

    Tuve la oportunidad de visitar Nueva York por primera vez hace dos años y, sí, comparto ese deseo que tú también tenías de pasar la mayor parte del tiempo en Broadway.
    Fui a ver Wicked y el efecto que causó en mí va más allá de las palabras; la historia te deja perplejo frente a una puesta en escena tan sublime como ésta. Definitivamente volveré en algún momento. Quisiera ver The Book Of Mormon (solo con leerme la sinopsis me enganchó), y además leí buenísimas críticas de ‘Orphans’ y ‘Vanya and Sonia and Masha and Spike’.
    Saludos.

    • ddominguez dice:

      Me alegra Roberto que también tuvieras esa clase de experiencias. Como señalas, son momentos inolvidables ver en acción a tanta gente creativa sobre el escenario. Vi Orphans, y de verdad, es un drama tortuosamente genial. Te lo recomiendo. Saludos

  5. Geraldin dice:

    Hola Daniel, Felicidades!! Mi “city crush” siempre ha sido New York. Tengo planes de visitarla el próximo año. También anhelo poder ir a Broadway a ver algunos musicales, en especial Wicked, siempre ha sido mi sueño, y de paso ir a los grandes museos y pasear por el Central Park.. tantas cosas! La escena cultural de esta ciudad me maravilla. Saludos!

    • ddominguez dice:

      Genial, Geraldin, que puedas ir a Nueva York. Es la clase de ciudad que uno visitar cada cierto tiempo, para ver las últimas tendencias, para ver el presente fundamental, es para hacer de todo un poco y siempre recibiendo lo mejor de una oferta cultural impresionante. Saludos

Deja un comentario

Traductor:  
  • Categorías

  • Twitter

Síguenos en:

 
© 2011. Editorial por la Democracia S.A. Derechos Reservados. (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

MÁS BLOGS DE
PRENSA.COM