por Wendy Tribaldos

Proyecto Folclore

>

La casa de quincha

Haz clic en la imagen para verla en tamaño completo

Me encantan las casas de quincha.  Las encuentro frescas y super agradables.  También encuentro que están en vías de extinción.  Son pocos los que arman la suya hoy día, amparados bajo lo moderno pero desestimando lo tradicional.  Cuando trabajamos Proyecto Folclore fue extremadamente dificil encontrar una construcción “de verdad, verdad”;  la mayoría de las construcciones eran de tipo demostrativas y no para vivir en ellas.

Las casas de quincha tradicionales de la región de Azuero y las principales cabeceras de provincias tienen techos elaborados con un emparrillado de caña blanca, al que se le colocan cinc, pencas o tejas curvas.  Las paredes están hechas de lo que se define como quincha, una masa de barro y paja que recubre rejillas de varitas denominadas latas.  Estas varitas usualmente son de bejucos, como “mariquita”, pita o majagua.

Más allá del hogar, la casa de quincha representa celebración.  La comunidad se involucra en su construcción a través de la junta de embarre.

¿Se anima a inventarse una junta de embarre?  A continuación, los pasos tradicionales a seguir:

Antes del embarre:

  1. Se invita a vecinos y gente amiga de pueblos cercanos. Los gastos de construcción y alimentación los paga el dueño de la casa que se va a embarrar.
  2. Se hace el armazón de la nueva vivienda, incluyendo la estructura del techo, la jaula o lata de las paredes, y los marcos de puertas y ventanas o vanos.
  3. Se carga en carretas la tierra arcillosa, así como la paja que se usará en la junta: se utiliza un haz de paja por carretada de tierra. Un haz es la cantidad que una persona pueda cargar con las dos manos.
  4. La chicha que suele tomarse en la junta se prepara con antelación. En Los Santos, por ejemplo, se hace con maíz tostado y cocido y, en Veraguas, con maíz cocido, que después se muele, agregándole jengibre, pimienta o semillas de malagueta.

El día anterior:

  1. Se coloca la tierra sobre el terreno, en un lugar cercano a donde irá la nueva vivienda.  Luego, se hace la pila (sitio donde se pisa la tierra de embarre). Se le sacan maderas y piedritas, se apalea para eliminar los grumos y se moja la tierra.

El día del embarre:

  1. En la mañana, temprano, se vuelve a mojar la tierra y se inicia la pisada. Cadenas de hombres, con los brazos echados sobre los hombros, avanzan y retroceden pisando el barro. Para animarse, japean, saloman y toman tragos de licor o chicha. La chicha se toma caliente para que las personas, ya sudadas por la pisada, no contraigan el pasmo, dolencia propia de los cambios bruscos de temperatura.
  2. Se riega la paja y se pisa nuevamente.
  3. El capataz de operación, llamado el cabeza de barro o capitán de acuerdo con la región, indica cuándo la quincha está en su punto para iniciar la embarra.
  4. Los cortadores preparan las pellas o pelotas de material pisado. Usando el borde del pie forman una bola con la mezcla y se la pasan (a vuelo en Los Santos) a los cargadores, que las llevan hasta los que van a embarrar la lata o paredes.
  5. Estos embarradores, colocados uno en el exterior y otro en el interior de la nueva vivienda, van embarrando ambos lados de la jaula, dándole a la pared el grosor que determina el capataz.
  6. Al culminar la embarra, se empuja a todos los que no participaron en la pila donde se pisa el barro para que se ensucian o atollen.
  7. Se entrega la nueva casa a sus dueños y empieza la fiesta.

Post embarre:

Las paredes exteriores e interiores se repellan con arcilla mezclada con excremento de caballo, tras hacer unos pequeños agujeros en ellas. Esto se hace uno días después del embarre, pero cuando la quincha aún está húmeda.  Cuando la mezcla está seca, se pintan las paredes, usando cal o pinturas comerciales.   En algunos lugares, se esparcía ceniza para darle color blanco a las paredes.

En la ilustración, imagen de una junta de embarre en El Muñoz, a media hora de Las Tablas.  Fotos, textos y diseño:  Alexander Arosemena, Proyecto Folclore (2011)

Comments

3 Respuestas a “La casa de quincha”

  1. Faustino G dice:

    Excelente articulo Wendy Tribaldos, sigue alimentando mas cada dia nuestra mente y corazones con estos articulos relacionados a nuestras tradiciones.

  2. Hola,
    La vivienda es un derecho,gracias por el artículo.

    Saludos.

  3. anllel dice:

    Lo q enviaron es algo excelente encontre todo lo q neceitava

Deja un comentario

Traductor:  

Síguenos en:

 
© 2011. Editorial por la Democracia S.A. Derechos Reservados. (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

MÁS BLOGS DE
PRENSA.COM