por Rafael Calvo

Radar Deportivo


Una mancha imborrable

Pete Rose nunca quiso aceptar su vinculación con las apuestas y eso le costó que las Grandes Ligas no le reconocieran sus méritos para ser considerado para las votaciones, para entrar al Salón de la Fama.

Alex Rodríguez, el tres veces jugador Más Valioso de la Liga Americana y tercera base de los Yankees de Nueva York, tal vez, no quiso correr la misma suerte y aceptó retirar la demanda que tenía contra el máximo organismo de la pelota mundial.

Rodríguez no estaba de acuerdo con una suspensión de 211 partidos por violar el programa antidopaje y acudió a las instancias legales para dirimir su situación, que lo alejaría de los cuadros de béisbol en 2014. Al final su sanción fue reducida a 162 encuentros; sin embargo el tercera base tampoco estuvo satisfecho.

El jugador de los Yankees siguió peleando para intentar borrar su nombre de una larga lista de involucrados en este tema y que tuvieron que rendirse ante la todopoderosa organización de las Grandes Ligas. Rodríguez cayó también rendido ante las Grandes Ligas, buscando tal vez, el perdón de todos como lo hicieron otros osados.

Igual que Rose, Rodríguez  tendrá que intentar sacarse de su vida una mancha casi imborrable, que se mantiene en el recuerdo de todos y que por muy buenos números que acumule le pasarán factura al final de su carrera.

La decisión de A-Rod fue inteligente, pero tardía. El daño está consumado tanto para él que se batió en los tribunales intentando limpiar su nombre, como para la Grandes Ligas que se daba golpes de pecho por llevar un juego sano y limpio.

Se estima que los procesos legales para A-Rod podrían superar los 10 millones de dólares por año, una cifra altísima para un jugador que comienza en su descenso de su carrera. A A-Rod, con 652 jonrones (quinto mejor de las Grandes Ligas),  mil 958 carreras impulsadas y 38 años de edad le quedan cuatro temporadas con los Yankees y por cobrar casi 61 millones de dólares, una cifra que puede aumentar hasta $90 millones si pega algunos cuadrangulares de más y sobrepasa a las leyendas jonroneras como Willie Mays, Babe Ruth, Hank Aaron y los 762 de Barry Bonds.

El 14 veces elegido al Juego de Estrellas y que el próximo 27 de julio cumplirá un año más tuvo que cambiar su posición para mantenerse en la jugada.  Reportes indican que no se presentará a los entrenamientos esta temporada y que comenzará a prepararse para 2015.

Cuando regrese la próxima campaña no tiene asegurada su estadía en los Yankees. Miami o los Mets pueden ser opciones, pero al menos se mantendrá vigente con 61 millones de dólares en sus bolsillos y con sus últimos cartuchos intentando borrar una mancha que llevará por siempre como los logos de los Marineros y Yankees en su pecho.

Comments

Deja un comentario


2 × nueve =

Traductor:  

Síguenos en:

 
© 2011. Editorial por la Democracia S.A. Derechos Reservados. (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

MÁS BLOGS DE
PRENSA.COM